Bienestar afectivo

El bienestar afectivo es un estado en el que nos sentimos bien, estamos tranquilos y relajados, debido a que nos sentimos queridos. Este se alcanza cuando nuestras relaciones colman nuestra afectividad.

No cualquier tipo de relación colmará nuestra afectividad, solo aquellas en las que se dé un intercambio de roles amante-amado. Estas relaciones hacen que nuestra red neuronal funcione de forma reversible, entonces consume menos energía y nos proporciona el bienestar afectivo. El bienestar afectivo se produce por un bajo consumo energético cerebral.

Todos tenemos la experiencia de que cuando nos hemos enfadado con una persona querida, no estamos bien, tenemos cierto malestar; cuando nos reconciliamos con esa persona, recuperamos la paz y el bienestar. Cuando nos enfadamos solemos comportarnos con desamor y cuando hacemos las paces volvemos a relacionarnos con la dinámica del amor: intercambiando roles amante-amado.