PasionesLa persona, hecha para el amor, posee una naturaleza que prevé ser amada; por dicho motivo es propio de ella liberar emociones y gozar de los placeres. Cuando somos amados liberamos emociones, de esta manera estamos diciendo a nuestro amante que nos sentimos amados, que con sus actos, gestos, comportamientos, estilo de vida, etc.,  nos sorprende positivamente. Pero cuando no nos sentimos amados, a veces también buscamos este goce y liberación de emociones por nosotros mismos.

La pasión sería una tendencia a un goce desmesurado y fuera de lugar, buscando solamente el placer. Normalmente con las pasiones buscamos una satisfacción meramente personal y para ello solemos utilizar alguna afición; es frecuente escuchar: mi pasión es el fútbol, o la lectura o la buena comida…