Sonrisa, buen ambiente

Llevamos más de dos meses viviendo una situación que nunca nos habríamos imaginado que ocurriría, una pandemia que ha paralizado al mundo. Se habla mucho de las consecuencias que está teniendo y tendrá, no muy alentadoras; pero también del primer beneficio que no ha tardado mucho en notarse: una disminución de la contaminación con la mejora del ambiente; ahora tenemos un aire más limpio y la naturaleza lo agradece.

Ha llegado la primavera, las plantas han florecido, se oyen cantar pájaros, hay muchas horas de luz…, la naturaleza sigue su ritmo a pesar de todas las circunstancias adversas que podamos vivir.

Hay personas que tienen una capacidad especial para ver el lado risueño de las cosas, incluso en estas circunstancias. Es lo que llamamos sentido del humor y lo podríamos comparar a esta situación de la naturaleza que parece que agradece la limpieza del ambiente. El buen humor de algunas personas también ayuda a mejorar el ambiente donde se encuentren.

Tener buen humor no significa “pasar” de las situaciones adversas; se puede estar sufriendo y sonreír o hacer algún comentario que quite importancia a la situación, quizá para aliviar a los que nos acompañan. Estar de buen humor ayuda a convivir.

Hay situaciones duras o difíciles de llevar en las que no encontramos palabras de consuelo, no sabemos qué decir; incluso decimos alguna palabra con la que podemos herir. Pero con una sonrisa sincera siempre acertaremos, sin necesidad de acompañarla con palabras.

El buen humor, o una simple sonrisa, ayuda a mejorar el ambiente porque facilita las relaciones personales. Una persona que sonríe refleja paz, alegría, se está bien a su lado aunque no diga nada; pero es que una sonrisa puede decir mucho, puede transmitir que está disponible para escuchar, que no está pensando en sí mismo si no que intenta hacer el ambiente más agradable, que quiere aliviar tu dolor aunque se vea incapaz de hacerlo…, puede ser el inicio de una amistad.

La sabiduría popular afirma que cultivar el buen humor alarga la vida. No sé si esta afirmación es cierta, pero lo que seguro que es cierto es que el buen humor hace la vida más agradable; refleja una capacidad de disfrutar y entusiasmarse con lo que se encuentra. Es una buena manera de “limpiar el ambiente”: podríamos decir que las personas con buen humor son ecológicas.

 

Artículo relacionado: “Buen ambiente con buen humor”

 

Artículos, ,