Modas y conservar naturaleza

¡Cuántas veces hemos escuchado esta expresión a un adolescente al que sus padres no le dejan hacer algo! En este caso el hijo no está pensando si lo que quiere hacer es bueno o no, simplemente quiere ser aceptado en el grupo, no ser distinto y no arriesgarse a quedarse solo.

Por ejemplo, en algunos ambientes se pone de moda salir de fiesta toda la noche y volver de madrugada. Por muy frecuente que sea este comportamiento, está claro que no es normal, el cuerpo tiene unos ciclos de vigilia y de sueño que hay que respetar y si no se hace, el cuerpo acaba resintiéndose, además de afectar al ritmo normal de la familia. Quizá algunos jóvenes preferirían hacer otros planes, pero hace falta valentía para ir contracorriente, es difícil hacer algo distinto a la mayoría. A todos nos cuesta, pero a los jóvenes que todavía están madurando, más.

Para que adquieran esta valentía deberemos enseñarles a tener criterio, tendrán que saber discernir si lo que hacen “todos” es bueno para sus amigos y su familia. Como en todo aprendizaje, necesitan tener alrededor modelos creíbles y atractivos. Si desde pequeños ven que todo lo que hacemos es pensando en los que nos rodean, y con alegría, se acostumbrarán a actuar de la misma manera y será más fácil que antes de hacer algo piensen en cómo afecta a ellos y a los demás.

Lo normal en las personas es comportarnos pensando en nuestros seres queridos, buscando su bien, lo normal para nuestra naturaleza es amar. Pero no siempre lo que es frecuente a nuestro alrededor es lo normal.

Cuando algo se pone de moda es muy frecuente verlo, ya sea una prenda de vestir, un coche o un comportamiento y, a base de verlo a nuestro alrededor, nos acostumbramos a ello y puede parecernos normal. Si la moda es de alguna prenda de vestir no nos afectará mucho a nosotros ni a las personas que conviven con nosotros, pero si se trata de algún comportamiento puede tener consecuencias en las personas que nos rodean. Siempre que un comportamiento choca con nuestras costumbres deberíamos preguntarnos: esta manera de actuar ¿tiene en cuenta a los demás, los respeta? O, por el contrario, ¿es solo una satisfacción personal?

Seguir las modas es muy fácil, no requiere pensar mucho: simplemente es hacer lo que vemos frecuentemente a nuestro alrededor; pero esto tiene un peligro: no siempre lo que es frecuente es “normal”.Lo normal es lo que es adecuado, bueno para conservar la propia naturaleza. Entonces, si no nos paramos a pensar antes de hacer “lo que todo el mundo hace”, podemos afectar negativamente nuestra naturaleza y la de nuestros seres queridos.

Cuando se pone de moda algún comportamiento que vemos que no facilita el bien, deberíamos preguntarnos “¿te atreves a no ser moderno?” Esto siempre supondrá arriesgarnos a salir de nuestra comodidad y quizá enfrentarnos con alguien, pero el resultado seguro que será beneficioso.

 

(Artículo anteriormente publicado en la revista “Selección Literaria” nº66, de la Fundación Troa)

Artículos, ,

One Comment

  1. Els vostres articles són molt clars i de gran sentit comú, que tohtom pot entedre i seguir. Pot ser, en el present caldria que donèssiu alguna idea sobre com superar la sensació de no sentir-se sol quan optes pel que és normal encara que no sigui freqüent.
    Gràcies,
    Miquel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>