Afectividad y libertad

El pasado 23 de septiembre Bárbara Sotomayor y Alberto Masó dieron una charla en los locales del club Aguia de A Coruña dirigida a padres de familia, bajo el título “Querer, pensar, hacerse… libres”.

Cuando se habla de libertad siempre tendemos a pensar en los animales que viven en libertad, pero ¿son realmente libres? Estos siempre hacen lo que quieren, pero guiados por su instinto. En cambio las personas tenemos inteligencia y voluntad, que nos permiten discernir y actuar en consecuencia; pero ¿aprovechamos toda la libertad que tenemos?

Intentando responder a estas preguntas se llegó a la conclusión de que somos libres cuando actuamos pensando en las consecuencias de nuestros actos y buscando hacer el bien. Cuando nos comportamos de esta forma estamos amando, por lo que si queremos que nuestros hijos sean libres tendrán que aprender a amar.

Aprenderán a amar si tienen ejemplos a su alrededor de relaciones amorosas: primero el ejemplo de sus padres, pero también en la amistad y el amor a Dios. Estas tres relaciones son las únicas capaces de conservar nuestra afectividad gozosa. Cuando tenemos carencias en nuestra afectividad buscamos llenarla con otras cosas más inmediatas pero que no colman la afectividad y entonces nos guiaremos por las emociones, pudiendo llegar a ser esclavos de ellas (como los animales de sus instintos).

El amor de los padres, la amistad y el amor a Dios son las únicas relaciones que mantienen la afectividad gozosa y nos hacen libres.

Afectividad y libertad
El público en Aguia
Charlas y entrevistas, , , ,