Nos acercamos al 14 de febrero, fecha en que se celebra en muchos lugares el día de los enamorados. No se conocen muchos datos sobre la vida de San Valentín, pero se ha popularizado una leyenda que ha hecho que se le nombre patrón de los enamorados.

En el siglo III gobernaba en Roma el emperador Claudio II, quien prohibió que los jóvenes se casaran ya que así serían mejores guerreros al no tener compromisos. San Valentín (sacerdote), considerando el decreto injusto, casaba a los jóvenes enamorados en secreto, actuación que le llevó al martirio. Fue ejecutado el 14 de febrero del 270.

La fecha de celebración de San Valentín el 14 de febrero fue establecida por el Papa Gelasio entre el año 496 y 498.

Esta fiesta se ha popularizado y se celebra en muchos países, sobre todo desde que se incentivan los intercambios de regalos; incluso se dice que en España la introdujo una cadena de grandes almacenes. Pero en algunos países, sobre todo de América latina, no lo celebran solo los enamorados, es el día de los enamorados y de la amistad. Este no es un detalle banal y sin sentido, ya que estos dos amores (conyugal o de pareja y amistad) son los que permiten que se den unos cambios de roles amante-amado continuos, sin límite de tiempo. Cuando dos personas se aman piensan el uno en el otro, buscan su bien, y esto hace que siempre haya uno que actúe de amante sorprendiendo al otro, que hace de amado. Estos papeles de amante y amado se los irán intercambiando con más o menos frecuencia, alimentando sus afectividades.

Estas sorpresas que se hacen los amantes van dejando huellas en sus cerebros, su conjunto formará la afectividad, y la acumulación de estas huellas agradables hará que sientan el gozo y la felicidad propios del amor.

Artículos, ,

One Comment

  1. Está muy bien reivindicar el carácter cristiano de la fiesta de San Valentín en lugar de quejarnos continuamente de la invasión de tradiciones de fuera. Es cierto que esta festividad tiene un fuerte carácter comercial, pero ya que está… vamos a darle un trasfondo positivo! Las tradiciones (también las cristianas) no son una cosa fija y estable, van evolucionando y me parece que muchas veces es mejor darles un giro positivo que querer poner vallas al campo. De todas maneras es un tema complejo.

Comentarios cerrados.